Blog de aula de José Juan Clemente, profesor de Geografía e Historia del IES Profesor Ángel Ysern de Navalcarnero (Madrid). Este curso estará especialmente dedicado a las materias siguientes: Geografía e Historia de 2º y 4º ESO, y Geografía de 2º de Bachillerato. Además mantiene los contenidos de las otras materias de esta especialidad: Ciencias Sociales de 1º y 3º de ESO, Historia del Mundo Contemporáneo, Historia del Arte e Historia de España. Para contactar: derevolutionibus.geohistoria@gmail.com

lunes, 7 de julio de 2014

EL PERFUME, de Patrick Süskind (1985)

Un libro diferente que trata de un sentido a menudo denostado y casi siempre olvidado: el olfato y el reino evanescente de los olores.
Hoy en día contamos con suficientes medidas higiénicas y sanitarias como para que los olores nauseabundos no se encuentren por todas partes, pero en el s. XVIII sucedía todo lo contrario. He aquí un fragmento del libro:

Las calles apestaban a estiércol, los patios interiores apestaban a orina, los huecos de las escaleras apestaban a madera podrida y excrementos de rata; las cocinas, a col podrida y grasa de carnero ........ Hombres y mujeres apestaban a sudor y a ropa sucia; en sus bocas apestaban los dientes infectados, los alientos olían a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, a queso rancio, a leche agria y a tumores malignos. Apestaban los ríos, apestaban las plazas, apestaban las iglesias y el hedor se respiraba por igual bajo los puentes y en los palacios.

Bueno, creo que ya está bien de hedores, pero anticipo que la descripción del libro es mucho más extensa.

Por supuesto hay un extraño protagonista, Grenouille (rana en francés), un muchacho que no huele a nada, pero que tiene un olfato muy especial que le permite distinguir un olor a leguas de distancia. Incluso puede oler a una persona concreta entre la multitud de París. Esta cualidad le permite prosperar hasta convertirse en aprendiz de un maestro perfumista. ¡Y sus perfumes eran inigualables, magníficos, excelsos! Tanto, que su aroma podía subyugar la voluntad de cualquiera persona que los oliera. Pero para conseguir el ingrediente secreto de este perfume supremo tenía que cometer crimenes terribles: necesitaba el efluvio que despedía al morir el cuerpo de una muchacha virgen justo antes de convertirse en mujer. Y Grenouille detectaba a sus víctimas y las mataba en el momento exacto para capturar su mágica esencia. Pero claro, esto no podía durar para siempre, así que es finalmente detenido y ................

Aparte de la historia que narra, la novela sirve para adentrarse en la vida cotidiana del s. XVIII, justo unos años antes de la Revolución Francesa y en plena decadencia del Antiguo Régimen. Podemos observar los distintos modos de vida de los nobles y eclesiásticos (privilegiados) en contraposición al de campesinos, mercaderes y artesanos (no privilegiados, es decir que pagaban todos los impuestos y se les aplicaba una legislación más dura que a los privilegiados).
Aparece el rígido sistema gremial, con sus maestros (propietarios), oficiales y aprendices (semiesclavos, que trabajan sin cobrar hasta aprender el oficio, siempre que sobrevivan a las duras condiciones laborales).
Observamos el ansia de lujo y apariencia de la nobleza, y la aparición de una pseudociencia relacionada con la Ilustración.

Pero lo mejor es leerlo (no lleva mucho tiempo) y después comentarlo. Espero que os guste.

José Juan, profesor de Geografía e Historia





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...